Estafas comunes de los españoles al seguro del coche

estafas-coche

«Quien hizo la ley, hizo la trampa». Ocurre en todos los aspectos de la vida, y los seguros de coche no iban a ser menos. Pensando en eso y teniendo en cuenta los datos del Barómetro del Fraude en el Seguro de Autos, vemos como desde la crisis (2007) las estafas a las aseguradoras han crecido alarmantemente.

 

 

Si atendemos a las cifras debemos destacar varias realidades:

  • Entre 2009-2014 los siniestros, que en realidad eran un intento de fraude, alcanzaron el seis por ciento. Un 3,5 más que antes de ese mismo periodo.
  • Los (intentos) fraudes por daño corporal subieron en un 15 por ciento. Esto implica que el 20 por ciento de todos los accidentados sufren algún tipo de daño físico.

¿A qué se debe este crecimiento? La respuesta es simple: las indemnizaciones por daño corporal van desde los 1.800 euros, hasta los 14.000. Aunque el importe medio que se suele cobrar está en los cinco mil.

 

 

¿Cuáles son los tipos de estafas?

Los intentos de estafa más básicos son los siguientes:

  1. Pongamos que tienes un pequeño choque con otro coche. Los daños son mínimos, pero aprovechas el parte para incluir algún que otro rasguñón que ya tenía tu vehículo. Así tu seguro (o el del otro accidentado) cubre los gastos de ese desperfecto y te ahorras la chapa y la pintura.
  2. Los daños físicos son con los que más se estafa. Una de las formas más comunes es fingiendo que un accidente ha causado ciertos daños. Daños que claramente son falsos o que normalmente se exageran. 
  3. El siguiente nivel son los accidentes premeditados, es decir, tú mismo causas el choque para cobrar la indemnización. En este caso hay gente que incluso ha llegado a autolesionarse.
  4. Otro tipo de intento de estafa es hacer pasar un daño físico, provocado por otra causa, como una consecuencia de un accidente de tráfico.

 

 

Las consecuencias

Obviamente, las aseguradoras no son tontas y saben sospechar cuando un accidente no cuadra con las lesiones y/o daños declarados.  Estafar no es tan sencillo como puede parecer, y encima tiene consecuencias legales y económicas:

  • La más obvia es que el asegurado pierde su póliza.
  • Como consecuencia de lo primero deberás contratar otro seguro de coche. Lo habitual es que las aseguradoras compartan los datos, por tanto, te será difícil y más caro contratar uno nuevo.
  • Puede llegar a darse el caso de que seas tachado como «no asegurable», por lo que ninguna aseguradora aceptará poner una póliza a tu nombre.
  • Obviamente no recibirás ningún tipo de indemnización.
  • Por último, en casos de intento de estafa de alto nivel, y que pueden llegarse a considerar delito penal, el sujeto puede ser castigado con una multa y/o pena de cárcel.

 

 

Ahora es el momento de preguntarse si merece la pena arriesgarse. Queda claro que las estafas aumentan, pero también las vías de las aseguradoras para detectarlas.

También te recomendamos estos artículos:

En Multi Seguros | Como ahorrar con los seguros sin perder coberturas
En Multi Seguros |Los conductores jóvenes pagan 600 euros más de media por su seguro de coche

Dejar respuesta

Introduce tu comentario
Nombre